LOS ANGELES 

                                                 

                                                                                                                                                             

El término "ángel" deriva de una traducción griega del original hebreo "mal'akh", que significaba antiguamente "la cara oculta de Dios". En griego, el término "ággelos" se traduce por "mensajero" o "enviado". El latín "ángelus" quiere decir algo parecido a "vehículo de información".
De la misma forma que un directivo necesita una secretaria, un "chef" de cocina un pinche, o un presidente unos ministros, el Gran Arquitecto del Universo, el Ser Supremo, Energía Primigenia (Ain Soph) o como cada uno prefiera llamarle, también precisó de una ayuda cuando decidió crear el mundo. Y esta tarea fue encomendada a las legiones angélicas. En términos coloquiales, se les
puede considerar como unos "operarios" divinos, encargados de transmitir a la Tierra los designios del cielo, porque la divinidad no puede llegar a establecer contacto con sus infinitas creaciones si no es a través de los ángeles.

Por lo que acabamos de exponer, situar y concretar el momento de la aparición del primer ángel resulta tan difícil como precisar qué fue lo que ocurrió en el momento de la Creación. Pero, tomando como base la obra de Max Heindel, podemos ofrecer al menos un marco de referencia. Según este autor, el esquema evolutivo en el que estamos inmersos se ha de desarrollar a lo largo de un "Gran Período de Manifestación", el cual consta de siete Días (ver Cuadro siguiente). Cada Día estaría dividido en siete partes o revoluciones. Actualmente, según coinciden
muchos esoteristas, nos encontraríamos en el cuarto Día -al inicio del cual apareció la materia tal y como la conocemos y en la cuarta Revolución. Aunque, en realidad el acceso a esta cuarta etapa no es uniforme ni se ha completado. Éste era el plan previsto, pero hace 25.000 años la generación de los Atlantes no dio el salto evolutivo previsto, la humanidad no alcanzó entonces el nivel necesario
para pasar a la cuarta revolución, según afirma el grupo de contactados <Aztlan>.

             

En su libro "Los Manuscritos de Geenom" dicen que la mayor parte de los seres humanos actuales pertenecerían al esquema 4.3 (cuarto Día, tercera Revolución). El acceso a la dimensión 4.4 depende del nivel de conciencia del ser humano. Pertenecen a ella todos los hombres que han alcanzado un desarrollo intelectual armónico, es decir un equilibrio entre las funciones de sus dos hemisferios cerebrales.

Existen infinidad de categorías angélicas. Algunas, las que prestaron su ayuda para la creación de nuestro sistema solar, provienen de anteriores "Períodos de Manifestación" y es muy difícil indagar acerca de su origen. Otras, según Max Heindel, alcanzaron el nivel angélico en anteriores Días. Hay pues entre las infinitas miríadas de ángeles niveles muy distintos de evolución.

Pero en todo caso, lo que ha de quedar claro es que un ángel es un ser que, tras haber alcanzado cierto grado evolutivo, ha perdido su corporeidad física y mora en el mundo de las energías sutiles. Nada en el universo surge por generación espontánea, sino que cada estado es el resultado de una lenta evolución.
 Los ángeles no tienen forma, son energía pura, pero algunos investigadores ocultos dicen que pueden tomar una apariencia casi humana cuando lo creen necesario para entrar en contacto con los hombres. Las alas con las que se les suele representar en imágenes y pinturas son en realidad su aura. Ellos no necesitan alas para volar ya que son puro espíritu. Carecen de edad, porque se
mueven fuera de nuestra dimensión espacio-temporal y a una velocidad superior a la de la luz.

Los ángeles no mueren como nosotros, pero tienen períodos de descanso tras los cuales asumen un nuevo vehículo etérico. Se alimentan con radiaciones de energía, ya que se mueven en una esfera totalmente inmaterial.
Dorothy Mac Lean hace una reflexión interesante sobre los ángeles, dice que a pesar de que su forma de vida es impecable comparada con la nuestra, en algunos aspectos el desarrollo humano es potencialmente superior al de los ángeles: experimentando los contrastes y las polaridades, comprendemos mejor el amor, el equilibrio entre pares de opuestos puede llevarnos a una sabiduría
inalcanzable para ellos; nuestra libertad de elección puede conducir a un poder creativo más completo que el de los ángeles.

 

                                                                                                                                                    Jerarquía Angélica 

                                                                                                                    

La jerarquía angélica es un tema de discusión.
No hay un consenso en cuál es el lugar más alto y cómo desciende.
De acuerdo con la cábala hebrea, existen espíritus puros creados por Dios para servirlo y adorarlo. Esta idea es tomada más tarde por el Cristianismo.
Curiosamente son también las letras que, de acuerdo a la cábala, forman el sagrado e impronunciable nombre de Dios. Cada especie de estos seres superiores conforman un coro y los nueve coros están organizados en tres jerarquías.
Según la tradición Judeo-Cristiana, parte de un punto central elevado y perfecto, que en forma circular y concéntrica se expande hasta el infinito a través de nueve coros angélicos.

Estos coros están ubicados en niveles descendentes, cada nivel tiene tres filas de órdenes:

PRIMERA JERARQUÍA:   Serafines - Querubines - Tronos

SEGUNDA JERARQUÍA:   Dominaciones - Virtudes - Potestades

TERCERA JERARQUÍA:   Principados -  Arcángeles - Ángeles

Estas tríadas o niveles tienen distinto grado de sutileza y desde la primera a la tercera varía la frecuencia de sus vibraciones. Es recién a partir de los tronos, en la primera tríada, donde aparece la materia en la composición de los Ángeles, aunque ellos puedan revestirse de materia, cuando entran en nuestra dimensión ya que poseen esta facultad.

 

La energía divina, desde el estado más puro de luz, comienza su camino de condensación desde el primer grupo hasta el tercero, manteniendo en forma perfecta su conexión con el absoluto y es en esta comunión con la luz, como se expresan los ángeles en una pluralidad de formas.

De estas tres jerarquías, es la tercera aquella con la que por estar más cerca nuestro podemos conectarnos y entre ellos se encuentran los Arcángeles y los Ángeles que están más próximos a nosotros.

 

                                                                                                                                    Primera  Jerarquía

                                                                                                             

 

SERAFINES  "Servidores de Dios"

Ser: Significa Ser Supremo o Superior o Ángel Custodia. Son los guardianes alados que están alrededor del trono de Dios.
Se caracterizan por el ardor con el que aman las cosas divinas y por elevar a Dios los espíritus de menor jerarquía. Gustan de poesías o cuentos de hadas, pues tienen una inocencia infantil. Son la vibración primordial del amor. Pertenecen al orden más alto de la jerarquía más elevada. Son los que cantan sin cesar la música de las esferas y regulan el movimiento de los cielos. La captación de energía que poseen es muy elevada.
Tienen seis alas y se les conoce como “Las Flameantes Serpientes Voladoras del Rayo”. Se los identifica con la serpiente o el dragón.

Serafines: Personifican la caridad divina.

 

QUERUBINES " Portadores del Trono de Dios"

Son los ángeles que están alrededor de Dios, formando el primer coro, precisamente porque “Querub” significa próximo en hebreo (y aquí se presenta la duda entre la posición de Serafines y Querubines) también “el que intercede o el conocimiento en sí mismo”.
También se afirma que están situados al Oriente del Edén, junto a la espada invencible, para custodiar el Árbol de la Vida.

Otra creencia es que custodiaban los lugares sagrados de Babilonia.

Son "ángeles vigilantes por ser guardianes de la gloria divina", miembros de una hueste que el Génesis los llama de esta manera.

Son los ángeles niños. Se sienten particularmente atraídos por los juguetes, los colores brillantes y los dulces. Poseen cuatro alas.

Son los custodios de la luz y de las estrellas.

Están consagrados a la expansión y protección de la llama del amor.
Querubines: Emanan la vibración del conocimiento y la sabiduría.

 

 

TRONOS " Torbellinos luminosos de brasas ardientes"

 

Ocupan el primer orden de la tercera esfera.
Dirigidos directamente por el Creador. Manejan el impulso de vida y el impulso creador.
Su misión fundamental como la de los Serafines y Querubines es la de contemplar y adorar a Dios. Son seres que van y vienen como el rayo, hablan de fuego y resplandor.
Los Tronos son más mentales. Son ángeles acompañantes de los planetas.
Tronos: Proclaman la grandeza divina.

 

 

                                                                                                                                  Segunda Jerarquía

                                                                                                        

 

DOMINACIONES " Regulan las obligaciones de los ángeles"

 

Son seres celestiales profundamente versados en los misterios de la creación, algo melancólicos. Reciben órdenes de Dios y están para integrar los mundos espiritual y material.  Forman cauces de misericordia y viven en el segundo cielo. Toda esa esfera sagrada tiene letras celestiales de nombres sagrados suspendidas en su reino.
Gobiernan las actividades de todos los grupos angélicos inferiores a ellos.
Son muy sensibles a los ambientes místicos iluminados con velas blancas y perfumados con incienso y mirra.

Dominaciones: Poseen el gobierno general del Universo.

 

VIRTUDES " Conceden bendiciones (milagros)"

 

Héroes que luchan por el bien e infunden coraje. Traen la respuesta de Dios en situaciones extremas. Dos de ellos escoltaron a Jesús en su ascensión a los cielos .
Son seres celestiales atraídos por los sitios aromatizados con incienso, sándalo o rosas. Pueden proyectar grandes niveles de energía divina.
A medida que más seres humanos aprendan a trabajar con las virtudes, habrá mayor energía espiritual disponible para nuestro planeta. Produce transformación en la materia, son los conductores de los colores.
Virtudes: Promueven prodigios.

 

POTESTADES "Custodios de la Frontera"

 

Están en el límite del primer y segundo cielo, zona bastante riesgosa debido a que los demonios siempre intentan apoderarse del mundo. Son como los gendarmes que cuidan la frontera y por tal motivo pueden ser tentados, por eso, en algunos escritos hay advertencias de que pueden hacer el bien o el mal. Luchan contra el plano astral más denso y se los invoca para liberarse de malas entidades y pensamientos negativos.
Equilibran y reconcilian los opuestos. Pueden atraer y retener la energía del plan divino como así también pueden enviarnos una visión de una red espiritual mundial.
Componen el primer orden de la segunda esfera. Es un gran coro que tienen la misión de cuidar del mundo en general y mantener el equilibrio entre el bien y el mal. Son los portadores de la conciencia de toda la humanidad, los que conservan nuestra historia colectiva.
A esta categoría pertenecen los ángeles del nacimiento y de la muerte; o sea son los que acompañan al ser cuando entra en este plano y cuando sale del mismo ayudando a despegarse de su cuerpo.
Potestades: Protegen las leyes del mundo físico y moral.

 

 

 

                                                                                                                              Tercera Jerarquía

                                                                                                                   

 

PRINCIPADOS "Guardianes del Mundo"

 

Su morada habitual son los reinos elementales, humano, animal, vegetal y mineral, por lo que debe invocárselos en un lugar al aire libre, en contacto con la naturaleza. Los contienen dentro del orden divino.
Son los encargados de las naciones, de las grandes ciudades y religiones de nuestro planeta. Son los guardianes de todos los grandes grupos, llamados ángeles integradores.
Dentro de los Principados existen y trabajan nueve coros más para el reino humano, solamente, cumpliendo diversas actividades, tales como: deshacer energías en el plano astral denso, aquietar en situaciones extremas, intensificar la energía interna para la contemplación, dar fuerzas para resolver situaciones sin temor, suministrar serenidad, servicio, sanación psicosomática y discernimiento. 
Principados: Responsables por los Reinos, Estados y Países.

 

ARCÁNGELES "Intercesores entre Dios y los humanos"

Son seres celestiales independientes de los ángeles y los elementales, son los llamados ángeles superlumínicos porque se ocupan de las zonas más amplias del quehacer humano. Traen a la Tierra amor y comprensión. Conforman el octavo coro. 
Comandan las legiones del cielo luchando contra los habitantes de las tinieblas. Junto a los Elohims son los seres más evolucionados; co-creadores del Universo.
Existen muchos, pero los principales son cuatro:
Miguel, Raphael, Gabriel y Uriel. 
Tienen libre albedrío y pueden presentarse por propia voluntad.
Arcángeles: Transmiten los mensajes importantes.
 

ÁNGELES " Mensajeros de Dios"

Corresponden al último orden de la escala. Son los más próximos a los seres humanos y los que más se ocupan de los asuntos de la humanidad.
Son seres celestiales a los que les atraen el aroma, el color y el sabor de las frutas. Fueron creados por Dios para ser sus mensajeros, para cumplir su voluntad y ayudar a la humanidad.
La relación que mantienen entre sí los tres coros es de tipo jerárquico. El primero recibe directamente de Dios el Ser, el Bien, la Belleza, la Perfección y la Paz y se la entrega al segundo, quien a su vez la entrega al tercero.
Dentro de esta categoría angélica se encuentran muchas clases, con diferentes funciones.
Ángeles: Velan por la seguridad de los seres humanos.

                                                                                                                                               

 

                                                                                Los Angeles y el árbol cabalistico - Fuente: Kabaleb

                                                                                                                                  

El Árbol Cabalístico consta de diez esferas o centros sefiróticos, nueve de los cuales corresponden a los distintos coros angélicos.    En el Árbol podemos distinguir tres columnas: la de la derecha, o columna de la Gracia, a la que corresponden Hochmah (con su planeta Urano), Hesed (Júpiter) y Netzah (Venus), la columna del centro, llamada del Equilibrio, a la que están adscritos Kether (sin correspondencia planetaria), Tiphereth (Sol) y Yesod (la Luna) y por último la columna de la izquierda o del Rigor, en la que se encuentran Binah (Saturno), Gueburah (Marte) y Hod (Mercurio)

Existe un total de nueve coros, formados por ocho ángeles cada uno.

El primer coro, el de los Serafines, corresponde al centro llamado Kether y a los genios que van del 1 al 8 incluidos. El segundo coro, el de los Querubines, corresponde a Hochmah y a los genios que van del 9 al 16. El tercer coro es el de los Tronos, corresponde al séfira Binah y a los genios que van del 17 al 24. El cuarto coro es el de las Dominaciones, corresponde a Hesed y a los genios que van del 25 al 32. El quinto coro es el de las Potencias, corresponde a Gueburah y a los genios que van del 33 al 40. El sexto coro, el de las Virtudes, corresponde a Tiphereth y a los genios que van del 41 al 48. El séptimo coro, el de los Principados, corresponde a Netzah y a los genios que van del 49 al 56. El octavo coro, el de los Arcángeles, corresponde a Hod y a los genios que van del 57 al 64. Y el último y noveno, el de los Ángeles, corresponde a Yesod y a los
genios que van del 65 al 72.

Cada uno de estos coros tiene por misión impartirnos unas enseñanzas que guardan relación con el centro sefirótico correspondiente. Pero como dentro de cada centro está incluido un nuevo Árbol completo, también guardarán relación con la séfira dentro de la séfira. Por ejemplo el genio número 10, <Aladiah>, es un Querubín que trabaja en Hochmah, pero en una esfera que corresponde a Binah.
Si Hochmah es sinónimo de amor y Binah de ley, gracias a este genio el amor penetrará en las frías leyes, por ello nos ayuda, si lo invocamos, a conseguir la gracia, el perdón o la clemencia de quienes nos juzgan.

A continuación, daremos las palabras claves que definen de forma somera cada centro sefirótico:

Kether: Voluntad divina, esencia divina.
Hochmah: Amor universal, sabiduría, esencia crística.
Binah: Sujeción a la ley (cósmica), inteligencia activa.
Hesed: Poder divino, poder espiritual y realizador, bondad.
Gueburah: Justicia, corrección de errores.
Tiphereth: Conciencia, voluntad a nivel práctico, armonía.
Netzah: Belleza, amor unitario.
Hod: Verdad.
Yesod: Imagen, cristalización.
Malkuth: El reino material.

 

                                                                                                          Los 72 Angeles de la Cábala

 

Shem ha-Mephorash, o Nombre Dividido.

Este nombre esta oculto en el libro del Éxodo,

en el capitulo 14, versículos 19, 20 y 21 en la Biblia Hebrea.

-                               --Éxodo Capitulo 14; Versículos 19 - 20 - 21

                          

Cada uno de estos 3 versos se compone de 72 letras. Si se escriben estos tres versículos uno por encima del otro, el primero de derecha a izquierda, el segundo de izquierda a derecha y el tercero de derecha a izquierda, se obtienen 72 columnas de 3 letras cada una. Cada columna es un nombre de D'os de tres letras formando un total de 72 nombres. De estos 72 nombres se sacan los nombres de los 72 Ángeles.

--                                      -Tabla del Shem ha-Mephorash

                         

 Los 72 nombres de los Ángeles son creados cuando se les añaden los terminales de Al, el cual significa severidad y juicio y YH, el cual significa misericordia y beneficencia. Estos 72 Ángeles dominan sobre 72 quinarios, o sets de 5 grados en el Zodiaco, por ende cada Decanato o set de 10 grados de un signo Zodiacal tiene 2 quinarios, y cada signo tiene 3 decanatos (30 grados). esta es la formación: cada nombre de los Ángeles contiene 5 letras, cada nombre de la deidad contiene 3 letras.

 Estos 72 nombres se dividen a su vez en 4 columnas de 18 nombres cada una. Estas columnas están bajo el dominio del Tetragramaton. Estas están asignadas a los Decanatos del Zodiaco con 2 quinarios para cada decanato.

La primera división esta bajo el dominio de la YOD. La segunda división esta bajo el dominio de la HEI. La tercera división esta bajo el dominio de la VAV. La cuarta división esta bajo el dominio de la otra HEI .